Uno de los más recientes lanzamientos de cremalleras para moda y accesorios es la propuesta que combina el plástico y el metal, denominada bajo el nombre Efecto Espejo Metaluxe, que combina las ventajas y lo más destacado de ambos materiales en una misma cremallera, mientras que se superan diferentes inconvenientes de cada una de estas. Se trata de una cremallera de plástico con un fino acabado metálico, que le brinda ligereza y aspecto brillante, debido a que los elementos de su superficie fueron tratados a través de un método que reproduce el efecto de galvanización con un resultado ultra-sofisticado: ilusión óptica y espíritu techno.

Esta cremallera es desarrollada por la empresa japonesa YKK, quienes pretenden hacer ganar elegancia a las cremalleras de plástico por medio de estos acabados de imitación de metal, y sus dientes finos y anchos, los cuales se ven exactamente como el material metálico, aportando un producto ligero sin sacrificar el estilo. La cremallera está disponible en diferentes tonos metálicos como dorado, rosado, cobre, plateado, cromo, azul, verde esmeralda, morado, etc., y viene acompañada de una cinta de poliéster estándar en todos los colores.

Además del diseño exclusivo que se asemeja a la gama de metal pulido, esta cremallera ofrece una buena relación entre calidad y precio, asimismo no pierde características como la ultra-flexibilidad, lo cual permite el pliegue del producto en todas las direcciones, y peso ligero. El ancho disponible de la malla es de 5,70 mm y 7,30 mm, en cerrado, abierto o con separador móvil.