Con el fin de que la moda se vuelva más interactiva y genere nuevas experiencias, el diseño, los materiales y la tecnología se han unido para dar vida a las prendas de vestir por medio de unos dispositivos inteligentes adaptados en los vestidos integrando sensores de movimiento y fibras ópticas para dar efectos sobrexpuestos alrededor del tejido.

Por medio de la campaña “Experience Amazing” la empresa Intel quiere demostrar la novedosa conexión que hay entre los dispositivos tecnológicos y la moda, pues según como comenta Álvaro García, director de Comunicaciones de la empresa “La tecnología está presente en todo lo que nos rodea, incluso con la moda, después de presentar complementos inteligentes como los “smartwach” o relojes inteligentes con gran éxito”.

Es así como el gigante tecnologico y las diseñadoras turcas Ezra y Tuba Çetin han creado su primer diseño conocido como Butterfly Dress, un vestido que está equipado con ocho servomotores, un sensor ultrasónico de proximidad y baterías recargables Li-Ion. El funcionamiento se basa en el chip Intel Edison, en las fibras ópticas y en los sensores de proximidad que dan el efecto del vuelo a las mariposas al sentir un objeto a menos de 30 centímetros de distancia o que a su vez, puede ser activado por un dispositivo móvil que esté conectado con la prenda. Las mariposas aumentan el nivel de aleteo de acuerdo a la intensidad de acercamiento que mantenga a una persona.

Inspirados principalmente en un vestido para novia, este diseño viene en silueta de sirena y está hecho de fibras metalizadas que reflejan el flujo de energía. La parte superior viene decorada con flores azules y en la parte inferior lleva plumas adheridas de color azul. El prototipo del diseño pesa alrededor de ocho kilogramos y no está a la venta.